Rutas en Atv es el Foro REY del ATV UTV en todo el territorio Español y Marruecos
www.rutas-en-atv.es       www.rutas-en-atv.com

Información pública de la aprobación inicial del Reglamento de ordenación del tránsito por pistas forestales de Tenerife

General, todo sobre la afición, noticias, proponer y temas varios.
Mensaje
Autor
Avatar de Usuario
SUSU
Colaboro en el mantenimiento del foro.
Mensajes: 30886
Edad: 51
Registrado: 30 Ene 2010 18:46
Ubicación: Sant Boi de Llobregat, Barcelona.
Contactar:

Información pública de la aprobación inicial del Reglamento de ordenación del tránsito por pistas forestales de Tenerife

#1 Mensajepor SUSU » 01 May 2018 15:40

http://www.heytenerife.es/es/propuestas ... -Tenerife/

Reglamento presentado en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife nº 50/2018

Plazo para la presentación de alegaciones: viernes 25 de mayo de 2018

Lugar: Servicio Administrativo de Medio Ambiente, Calle Las Macetas, s/n, Pabellón Insular Santiago Martín, Los Majuelos, La Laguna

Consulta del reglamento inicial: puede hacerse descargando el documento adjunto.

AVISO LEGAL

La información administrativa facilitada a través de este Espacio de Participación Ciudadana no sustituye la publicidad de los actos, documentos, resoluciones o normas que deban publicarse en Diarios y Boletines Oficiales, cuya edición es instrumento que da fe de su contenido.

En este sentido, las propuestas ciudadanas que se materialicen a través de esta plataforma no tendrán efecto vinculante ni podrán sustituir los trámites o procedimientos administrativos que, en cada caso, resulten procedentes.



Justificación de la iniciativa de proyecto de Reglamento de Ordenación del Tránsito por Pistas Forestales de Tenerife

1. Los problemas que se pretenden solucionar con la iniciativa normativa.

La iniciativa pretende regular el tránsito por las pistas forestales de Tenerife y resolver los problemas relacionados, que son principalmente los siguientes:

La fuerte presión sobre el medio natural por el incremento de la afluencia de personas al monte, que podría provocar el deterioro de los valores que se pretende proteger con la declaración de diversas figuras de espacio natural protegido, y garantizar la función de los servicios ambientales que los montes prestan a la sociedad.
La falta de información de algunos personas usuarias de las pistas en relación a los riesgos que supone circular ellas, en especial con vehículos no adecuados.
El deterioro de las pistas forestales como consecuencia principalmente de una conducción inadecuada de vehículos con altas prestaciones todo terreno, que además ponen en grave riesgo al resto de personas que visitan o realizan su actividad en los montes.
La merma en la calidad de la visita y la seguridad que supone la circulación de vehículos en excesivo número para el resto de visitantes que realizan actividades en la naturaleza.
La realización incontrolada de actividades con ánimo de lucro que suponen un deterioro de los recursos y que no repercuten de forma positiva en la población local, ni en una adecuada imagen de la Isla de Tenerife.
La seguridad de las personas usuarias de las pistas, tanto para quienes circulan como para quienes llevan a cabo otros usos en ellas.
En lo que respecta al uso de vehículos hay que tener en cuenta que no todos ellos reúnen unas prestaciones adecuadas para la circulación por las pistas forestales y vías de acceso a las infraestructuras de uso público. Por este motivo debe restringirse la tipología de vehículos que pueden circular en función de la pista, en especial para el caso de autobuses y autocares por vías de tierra.

Dentro de los diferentes usos de recreo y esparcimiento que prevé el planeamiento en los espacios naturales protegidos: paseo, senderismo, contemplación del paisaje, observación de fauna, etc., la circulación con vehículos de motor es la que más negativamente se percibe en su concurrencia con estos, así como la que más interfiere en la tranquilidad de la fauna y tiene mayor potencialidad para producir impactos, tanto en el medio natural como en las propias pistas. Por estos motivos se restringe la circulación de vehículos de motor con carácter recreativo a la “Red de pistas para vehículos de motor con finalidad recreativa” y a los “accesos a instalaciones, equipamientos de uso recreativo en la naturaleza y otras zonas de esparcimiento expresamente señaladas como permitidos”.

El acceso a determinadas áreas recreativas y otras instalaciones de uso público tiene una elevada demanda y se permite, en muchos casos, la circulación de turismos y furgonetas que no disponen de tracción a las cuatro ruedas, vehículos de tres ruedas, ciclomotores y determinados autobuses y autocares. A ello se suma que la realización de actividades como el picnic, o el acceso a zonas de estacionamiento que se puedan habilitar próximas al inicio de senderos o de otro tipo de rutas, como pueden ser las de bicicleta, son muy solicitadas por las personas usuarias, así como poder circular con una tipología más amplia de vehículos. El arraigo en la población para realizar estas actividades y la descongestión que supondría de los aparcamientos existentes actualmente hace que se hayan incorporado nuevas pistas forestales con la creación de la categoría de “accesos a instalaciones, equipamientos de uso recreativo en la naturaleza y otras zonas de esparcimiento expresamente señaladas como permitidos”. Esta decisión se refuerza si se considera el elevado porcentaje de superficie protegida en la Isla y lo reducido de los espacios libres de esparcimiento en relación a otros territorios, así como una cuestión práctica, ya que existen pistas por las que en la actualidad no puede circularse y que reúnen unas características que permitirían su adaptación para la circulación de una tipología más amplia de vehículos con unas intervenciones y un coste reducidos.

Los vehículos todoterreno tienen mayor capacidad para generar impactos, en especial aquellos que tienen un diseño y construcción destinado a la competición, incompatibles en gran medida con los usos que el planeamiento establece para las áreas naturales, más si se conducen utilizando sus prestaciones todoterreno. De otro lado son los que permiten circular con mayor seguridad. Para compatibilizar la seguridad y la conservación, se regula con qué vehículos se puede circular por la “Red de pistas para vehículos de motor con finalidad recreativa”, con cuáles por los “accesos a instalaciones, equipamientos de uso recreativo en la naturaleza y otras zonas de esparcimiento expresamente señaladas como permitidos”, y se establecen las categorías de vehículos que requieren autorización previa sometida a cupo máximo diario. De otro lado la normativa de circulación es de aplicación a las vías públicas y privadas de uso común, por ello los vehículos no homologados destinados a la competición no pueden circular tampoco por las pistas forestales.

Cada vez son más los nuevos vehículos que están apareciendo en el mercado, muchos de ellos con unas características más propias de la competición o susceptibles de un uso extremo. Un ejemplo serían los “boogies” objeto de debate y de publicaciones por las afecciones que producen en numerosos lugares, como es el caso de los Espacios Naturales de la Isla de Fuerteventura. Otros vehículos como pueden ser las motocicletas de enduro, algunos todoterreno y los quad, tienen características y potencialidades muy similares a estos nuevos vehículos que han aparecido y se incorporarán al mercado. Actualmente a estos últimos se les permite que circulen debido a que los propietarios que poseían estos vehículos antes de establecerse la prohibición genérica y la regulación inicial, señalaron, en el proceso de participación pública no reglada, que no los destinaban en exclusiva a la circulación por el monte con carácter recreativo, por lo que de ser excluidos se produciría una limitación a los derechos que venían ejerciendo por la imposibilidad de tener más de un vehículo. Junto a esto añadían que supondría una discriminación el suponer que fuesen a realizar un peor uso de sus vehículos que el resto, ya que el uso inadecuado de cualquier vehículo, incluso el que no ofrezca unas prestaciones tan extremas, puede generar igualmente daños al monte y riesgo para las personas. Con la regulación que se propone los nuevos vehículos no existentes en el momento de la regulación inicial siguen teniendo prohibida la circulación por pistas forestales, por lo que antes de su adquisición ya se conoce desde el año 2007 que no podrán destinarse a este uso.

b) La necesidad y oportunidad de su aprobación.

Tras la entrada en vigor de la Ley 21/2015 de 20 de julio, por la que se modifica la Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes, desaparece la prohibición genérica de circular con vehículo de motor por pistas forestales y se determina que "el acceso público a los montes podrá ser objeto de regulación por las Administraciones Públicas competentes"; por tanto, en aplicación del artículo 2 del Decreto 111/2002, de 9 de agosto, de traspaso de funciones de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de servicios forestales, vías pecuarias y pastos; protección del medio ambiente y gestión y conservación de espacios naturales protegidos, es competencia de los Cabildos la regulación del acceso al monte así como del tránsito por el mismo.

En este mismo sentido se manifiesta la reciente Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias en su artículo 80, al señalar que corresponde a los cabildos insulares la elaboración, aprobación y publicación de la red para vehículos a motor en el medio natural, definiendo su capacidad y régimen de uso.

Dado que gran parte de los montes de Tenerife se emplazan en el ámbito de los espacios naturales protegidos, sus diferentes planes y normas vienen regulando el tránsito por las vías de comunicación existentes, en función de la categoría del espacio natural, del tipo de vía y del medio utilizado. A la vista del actual marco normativo surge la necesidad de que la Administración forestal regule el acceso a los montes de forma más detallada, desarrollando aspectos concretos de los diversos tipos de tránsito.


c) Los objetivos de la norma.

La regulación debe atender a la conservación del patrimonio forestal y, en especial, de los espacios naturales protegidos en los que los montes o fracciones de monte estén incluidos, a posibilitar el desarrollo de las labores de gestión, vigilancia, prevención y extinción de incendios, al desarrollo ordenado de actividades orientadas al disfrute de la naturaleza y la educación ambiental, a facilitar la investigación científica, la recogida de datos registrados en sismógrafos y otros equipos similares, así como a permitir los aprovechamientos debidamente autorizados.

La demanda de todo tipo de actividades en la naturaleza cada día va en aumento, y con ella el número de visitantes en los montes de Tenerife, (senderistas, ciclistas, deportistas, paseantes…). Para garantizar la conservación de los valores que albergan estos espacios y ofrecer a quienes acceden a los montes una experiencia de calidad en condiciones de mayor seguridad, es preciso ordenar los usos, en especial aquellos que mayor potencialidad tienen para generar impactos en el medio y causar daños a las personas, como son los relacionados con la utilización de vehículos.

La Ley de Montes da especial importancia a la circulación por pistas forestales con vehículos de motor, de ahí que establezca que es preciso definir las condiciones para garantizar la seguridad, tanto para quienes conducen los vehículos como para el resto de visitantes y personas usuarias de las pistas y senderos.


d) Las posibles soluciones alternativas regulatorias y no regulatorias.

Como solución alternativa regulatoria se podría contemplar el mantenimiento de la prohibición general de circulación en toda la red de pistas, salvo en los casos expresamente recogidos en la Ley de Montes, servidumbres de paso, gestión agroforestal, labores de vigilancia y de extinción de incendios de las Administraciones Públicas competentes. Considerando la elevada densidad de población y el alto porcentaje de superficie protegida de la Isla de Tenerife, esta alternativa supondría limitar la posibilidad de uso a gran parte de la ciudadanía de espacios de ocio y disfrute en la naturaleza. La necesaria contribución de los espacios naturales protegidos al desarrollo socioeconómico se vería seriamente limitada.

En el extremo opuesto permitir la libre circulación por toda la red de pistas supondría no garantizar la conservación de los espacios naturales protegidos y áreas naturales, aumentar el riesgo de las personas y una calidad de la visita no adecuada a los principios inspiradores de la declaración de Áreas Protegidas.
Equipo de Rutas en Atv. Ayuda en el foro: SUSU@rutas-en-atv.es
Imagen

Volver a “LA COMUNIDAD”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado